Principios y Valores Institucionales en la Policía Nacional


Principios y Valores Colfátima.png


Los principios juicios prácticos que surgen de aceptar un valor.
Valores son el conjunto de creencias, normas, que orientan y regulan la vida de la institución. Son el soporte de la visión, la misión, la estrategia y los objetivos estratégicos.


Principio de Vida. Reconocemos que la humanidad forma parte de una comunidad de vida, y que su bienestar depende de la preservación de una biosfera saludable, con todos sus sistemas ecológicos, una rica variedad de plantas y animales, tierras fértiles, aguas puras y aire limpio. Por ello nos comprometemos con la protección y defensa de la vida humana, de la diversidad de formas de vida y del medio ambiente en general, así como a tratar a todos los seres vivos con respeto y consideración.

Principio de Dignidad. Afirmamos que los seres humanos tenemos una dignidad inherente e inviolable, y reconocemos los Derechos Humanos y las libertades fundamentales como el marco ético de nuestro accionar, el cual está orientado a promover una cultura de tolerancia, no violencia y paz, como garantía de seguridad y convivencia ciudadana.

Principio de equidad y coherencia. Sostenemos que la justicia social y económica son requisitos para que todos los habitantes del país alcancen un modo de vida digno y seguro que garantice su desarrollo humano dentro del marco de la democracia, afirmamos la igualdad y la equidad como base de la objetividad en nuestras actuaciones, y nos comprometemos con el buen ejemplo como ciudadanos y como servidores públicos a ser referentes para la sociedad.

Principio de Excelencia. Exaltamos el honor y la vocación policial como el núcleo de nuestra identidad profesional, y nos comprometemos a esforzarnos para imprimirle al actuar policial el más alto nivel de desempeño.

Valores Institucionales


Vocación Policial. Profunda convicción y total disposición hacia el servicio. Asumimos la profesión policial como proyecto de vida, y somos testimonio ejemplar de lo que significa ser integrante de la Policía Nacional.
Honor Policial. Orgullo de pertenecer a la Institución Policial por la excelencia del deber cumplido ante la comunidad y las leyes. Entregamos el mejor esfuerzo en el ejercicio de la función Policial, y la ejecutamos con profesionalismo y abnegación.
Valor Policial. Arrojo y gallardía en la realización de las funciones propias del servicio. Actuamos con determinación y firmeza frente a los obstáculos que impidan el desarrollo de las funciones propias del servicio y obramos con tenacidad y arrojo en situaciones de riesgo, reconociendo las debilidades.
Disciplina. Disposición para reconocer la autoridad, cumplir las órdenes y acatar las normas. Reconocemos la subordinación a las autoridades jerárquicas; cumplimos a cabalidad las órdenes que nos sean impartidas; y regulamos nuestras actuaciones según el marco legal establecido.
Honestidad. Ser coherente entre lo que se piensa, se dice y se hace. Proteger y respetar lo ajeno. Somos coherentes entre lo que decimos y el ejemplo que damos; rendimos los informes basados en datos y hechos reales; protegemos y cuidamos los bienes y recursos públicos, empleándolos únicamente para fines del servicio; nos abstenemos de apropiarnos de lo que no nos pertenece; y rechazamos y denunciamos cualquier acto que atente contra el correcto cumplimiento del servicio policial.
Lealtad. Pertenencia y observancia de los postulados de la Institución. Exaltamos la identidad policial, protegemos el buen nombre de la Institución y guardamos los preceptos patrios en todas las actuaciones.

Compromiso. Asumir como propios los lineamientos y políticas institucionales, enfocándose hacia el logro de los objetivos dentro del mejoramiento continuo. Hacemos propias las directrices policiales sobre la familia, la comunidad, la sociedad y el Estado; cumplimos con empeño, profesionalismo y sentido de pertenencia los deberes y obligaciones y orientamos todas las actuaciones hacia el logro de los objetivos institucionales.
Respeto. Reconocer la dignidad y los derechos de los otros. Observamos y protegemos los derechos y libertades del ser humano; otorgamos un buen trato a la comunidad y a los miembros de la Institución; realizamos la planeación institucional teniendo en cuenta la protección del medio ambiente; y desarrollamos programas de formación de cultura ecológica dentro y fuera de la Institución.
Tolerancia. Aceptar las ideas, creencias y prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias, dentro del marco de la cultura y de la Ley. Reconocemos y valoramos las distintas formas de pensar, sentir y actuar de los demás; promovemos la concertación de intereses frente a objetivos comunes y guardamos compostura ante situaciones críticas e inesperadas.
Justicia.Dar a cada quien lo que le corresponde sin discriminación ni favoritismo. Garantizamos el cumplimiento de las normas brindando un trato equitativo en el marco de la convivencia y seguridad ciudadana, y ejercemos la autoridad, el mando y la administración del talento humano sin discriminación ni preferencia.
Transparencia. Claridad y visibilidad en el ejercicio de la actividad docente. Hacemos público el desarrollo y los resultados de la labor; entregamos la información que se nos solicite en el marco de la Ley en forma completa, veraz y oportuna y estamos abiertos al control social y estatal.
Participación. Abrir y promover espacios para que otros formen parte activa en el logro de objetivos comunes. Consultamos y atendemos las opiniones de los integrantes de la Institución, las exigencias del entorno y las expectativas de la comunidad en la planeación y el logro de los propósitos institucionales.
Solidaridad. Disposición para actuar de manera altruista frente a los otros. Actuamos humanitariamente ante las necesidades de la comunidad y del país, y mantenemos el espíritu de compañerismo fomentando el trabajo en equipo y apoyándonos en la adversidad.




Responsabilidad. Reconocer y asumir las consecuencias de los actos u omisiones libres y conscientes. Asumimos las consecuencias de nuestros actos (salvo la autoincriminación punitiva) tomando medidas para prevenirlas, corregirlas o resarcir los perjuicios causados.
Seguridad. Firmeza en el actuar, considerando los riesgos propios de la actividad. Nos reconocemos como autoridad y actuamos con firmeza y plena convicción, analizando las amenazas y minimizando los riesgos para las partes involucradas.